Blog

Previous Next

El empleo en zonas rurales

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Muchos campesinos no logran sostenerse solo con base a la producción de su tierra, otros ni siquiera disponen de este recurso que les puede ofrecer por lo menos una base mínima de subsistencia.

Desde luego necesitan ofrecer su mano de obra a finqueros más adinerados, que pueden ser pequeños, medianos o grandes. Un empleo que en estas regiones donde no hay mucha demanda fuera de la agricultura, muestra una gran inestabilidad estacional y que elude las leyes laborales y el salario mínimo.

Muchos campesinos de esta manera se ven obligados a ajustar su vida a la estacionalidad de la única opción real que tienen para ganar ingresos adicionales, en empresas agrícolas grandes y especializadas, muchas veces dedicadas a productos de exportación.

Un empleo que además en muchas ocasiones implica la necesidad de una migración temporal a distancias que pueden ser más o menos lejos de la vivienda, por épocas prolongadas, con todas las implicaciones negativas para la familia y en particular para las mujeres.

A detrimento, además, de su propio producción agropecuaria que de esta manera reciba atención de segunda prioridad o causa un grave sobrecargo de trabajo a los miembros de la familia, más que todo mujeres y niños que se quedan.

 

Sin embargo, a muchos campesinos no les queda otra opción para ganar el dinero necesario para poder pagar las necesidades más urgentes, incluso para educación y salud.

 

Siguen perpetuando de esta manera un sistema perverso que tiene su origen en la colonia y que les obliga a poner las necesidades de su propio sistema de producción secundaria al ciclo de producción de la plantación comercial. Una forma de producción donde justamente esta explotación de mano de obra barata constituye una de sus mayores ventajas competitivas en el mercado (inter)nacional.

Copyright © 2018 Konfinanzas. Todos los Derechos Reservados.